EXCESOS VERANIEGOS

Consejos prácticos para volver a la vida sana

Llega septiembre y la rutina vuelve a nuestras vidas pero hemos ganado peso durante nuestro merecido descanso. Debemos plantear el reencuentro con las actividades deportivas, recuperar hábitos nutricionales y la vuelta al trabajo. Es el momento de hacernos algunas preguntas: ¿Por qué este incremento de peso durante las vacaciones? ¿Cómo puedo volver a mi peso habitual? ¿Contrato un entrenador personal? ¿Empiezo a salir en bicicleta o salgo a correr ?

Es evidente que muchas personas desean afrontar con buen tipo el periodo estival. Cada vez es más común seguir plan nutricional saludable para conseguirlo pero también es posible que hayas utilizado métodos más cruentos durante la “Operación Bikini

Meses antes de las vacaciones solemos incrementar nuestra actividad física y seguir algún tipo de dieta pero durante esos esperados días de descanso… reducimos la actividad física a paseos por la playa para no sentirnos mal, nuestra ingesta de azúcares simples se dispara, mojitos, interminables siestas después de esa paellita en el restaurante que nos recomendaron. Evidentemente esto provoca un aumento de peso.

Intenta llevar a cabo las siguientes pautas:

  • Retorno a la actividad física: Comienza de forma gradual, no podemos empezar  al mismo ritmo que estábamos en mayo o junio. Empezar con 3 días/semana y en 3 o 4 semanas incrementa tu práctica a 4 días/semana.
  • Evita la ingesta de sal: Este ingrediente nos hace retener líquidos además de favorecer la hipertensión. Durante el verano picoteamos de diferentes snacks, patas fritas y comidas saladas que provocan un incremento de peso debido a la retención de líquidos. Utiliza otros condimentos como limón o especias.
  • Bebe infusiones: Intenta ingerir al menos 2 infusiones al día. Tienes varias opciones: Cola de caballo, Diente de león, Alcachofera o Té. Además de favorecer la movilización de grasas, eliminar líquidos te ayudarán a limpiar tu organismo.
  • Hábitos nutricionales: Intenta realizar 5 comidas/día. Evidentemente no todas serán como la de mediodía, el almuerzo y la merienda serán ligeras a base de frutas. Realiza estas ingestas aunque no tengas apetito para evitar atracones en la comida o cena.
  • Hidrata tu organismo: La hidratación está relacionada directamente con la termorregulación del organismo, el transporte de nutrientes y eliminación de sustancias de desecho. Bebe 2 litros de agua al día más la del entrenamiento. ¡Funcionarás mejor!
  • Cena pronto: Debes intentar que desde la cena hasta la hora de acostarte pasen al menos 2 horas. Es interesante que cenes ligero porque por la noche no vas a necesitar energía apenas pero cena para no ralentizar tu metabolismo. Evita la ingesta de pan, carne roja, pasta o fruta por la noche.

Gracias por seguir el blog de Sport Trainer

 

Félix M. López García
Ldo. C.C Actividad Física y del Deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *